lunes, 28 de diciembre de 2015

Mi querido 2015

Querido 2015:

Me disculpo por no haberle escrito una carta a cada uno de tus meses, pero sabes que entre la escuela, los amigos y la familia mi vida se vuelve tan ocupada que lamentablemente no se pudo sacar ni un segundo para hacerlo.

Ya estas viejo mi querido 2015, un par de días más y te viene a relevar tu hermano menor, pero no te pongas triste que yo no te olvidaré, durante tu estancia aquí viví muchísimas cosas que seguramente harán que te albergue en mi mente y en mi corazón por un largo tiempo.

Bien dijo Charlie: "Las cosas cambian, los amigos se van y la vida no se detiene para nadie."
Era inevitable que cada uno de tus segundos se escurrieran entre mis dedos como gotas de agua, y ahora que estás a punto de irte quisiera agradecerte por todas las ocasiones en que he reído, por todas aquellas en que he llorado, por todos esos buenos momentos que he pasado mientras estabas aquí, pero sobre todo, quisiera agradecerte por las experiencias que me has proporcionado ya que para mí eso es lo más importante en esta vida.


Nunca olvidaré ese 5 de agosto en que cumplía mi primer año como blogger, o aquella fecha en que alguien decidió apadrinar mi blog, mucho menos cuando descubrí a quien será mi cantante favorita por un buen rato. Pero así como trajiste cosas muy buenas también trajiste cosas no tan buenas y que tampoco podré olvidar, sabiendo que lo mejor que puedo hacer en esos casos es aprender de los errores para no volverlos a cometer, aunque en ocasiones eso se vuelve inevitable.

Si tuviera que describirte en una palabra, sin duda alguna sería cambiante; y es que no sólo tú fuiste cambiante e impredecible, sino que me hiciste cambiar a mí en varios aspectos de mi vida y creo que me costaría mucho reconocer al Alberto que terminó el 2014 e inició el 2015 porque él ya ha dejado de existir y se ha transformado en alguien totalmente diferente y con una mentalidad realmente opuesta a la de aquél.

Hubo muchos momentos en que quise poner pausa en mi vida porque ya no aguantaba toda la presión que me rodeaba y quería ponerme a hacer todo cuando en realidad no lograba nada. No quisiera decírtelo, pero me la pusiste difícil mi querido 2015, aunque realmente no te reprocho nada porque con cada prueba que me pusiste hiciste de mí una persona más fuerte.

Aún te quedan unos cuantos días mi querido 2015, y me gustaría que los disfrutaras al máximo, porque ya has trabajado arduamente durante 361 días y un poco de descanso no le cae mal a nadie. Eso sí, no te olvides de seguir dejando tu marca en las demás personas, y digo en las demás, porque conmigo ya cumpliste esa parte.

Me despido de ti mi querido 2015, no sin antes decirte que te sientas orgulloso pues pocos años han logrado lo que tú, y confía en que siempre habrá alguien que te recordará, por lo menos hasta que no le llegue el Alzheimer.

Cuídate mucho mi querido 2015 y recuérdame siempre, así como yo lo haré contigo.

Con mucho cariño
Alberto, el Argonauta

4 comentarios:

  1. Que bonita carta le has escrito a este año que se va Alberto, me ha encantado totalmente. Yo también describiría este año como un poco cambiante, para mi desde el 2012 ha sido de los mejores años que he tenido (y te estoy hablando de años recientes). Espero que el 2016 te traiga muchas cosas buenas.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!
      Yo también espero que tengas un excelente año 2016, lleno de cosas buenas y de muchas experiencias

      Eliminar
  2. Me ha encantado ésta forma de despedir el año, de verdad >.< Una carta preciosa y optimista.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias ^^
      Espero que tengas un excelente 2016.

      Eliminar

Procura que tus comentarios no contengan spoilers ni insultos para el creador o los lectores.
Tengo activada la moderación de comentarios para poder leerlos y contestarlos absolutamente todos.
Si vas a dejar cualquier link a tu blog por lo menos comenta algo relacionado con la entrada o de lo contrario no me pasaré por tu blog.